► CARTA DEL PRESIDENTE ALBERTO LECCHI A LOS HINCHAS Y SOCIOS DE TEMPERLEY ◄

ES HORA DE REFLEXIONAR…

Con la alegría y la satisfacción de conseguir un gran objetivo, como es seguir en Primera División, quería pedirle a todos los socios e hinchas que nos tomemos unos instantes para ponernos las manos en el corazón, pensar y recordar…

Hubo quienes desde hace un tiempo creían a ciegas en sus fuerzas y hoy la experiencia les puede hacer ver que en soledad no se consigue nada. Hubo otros que criticaron pensando en lo mal que se conseguían los refuerzos, el cuerpo técnico o simplemente lo que se hacía. Cuidado, las críticas bien hechas son buenas, ayudan a corregir errores, ayudan a mejorar.
Sin embargo, hay otras que no, y esas son las que lastiman mucho y suman poco.

Lo cierto es que esto se consiguió porque todos pusimos un grano de arena. Como ya es costumbre, la fuerza de los hinchas alentando y portándose correctamente durante el año, teniendo como broche de oro el banderazo, pulmón que indudablemente llevaron los jugadores a Vélez en cada pelota dividida.

¿Que otra cosa podría haberle dado más fuerza a los jugadores? Merecido lo tenían, por habernos representado de la mejor manera fecha tras fecha. Tanto trabajo y constancia de ellos y el cuerpo técnico tenía que coronarse con el objetivo de la permanencia.

No puedo olvidarme de los que trabajan día a día en el club no perteneciendo a la Comisión Directiva, sin la vanidad de figurar. Los que colaboran con lo que pueden, desde dinero comprando rifas o alimentos no perecederos que nos ayudan a mantener la pensión del club, o los que solo dan esa necesaria cuota de aliento sin la que muchas veces se hace difícil seguir adelante.
Quiero que reflexionemos y pensemos que todos somos hinchas de TEMPERLEY y que todos a nuestra manera hacemos cosas para y porque queremos a nuestro club.

Hoy estamos ante una instancia única: nos queda un año más de penurias con el maldito promedio del descenso, pero con un plantel unido, un cuerpo técnico consolidado, audaz y trabajador, en un club saneado económicamente y lleno de energías.

Quédense tranquilos, no vamos a ir a menos. No queremos descender. Quédense tranquilos, no vamos a regalar la institución que tanto costó volver a poner de pie. Si seguimos todos juntos peleando, dándole continuidad a este trabajo, como hasta ahora, lo vamos a conseguir.

Con respeto y tolerancia entre nosotros, haremos el Temperley grande que todos soñamos. Como ya es costumbre en nuestra institución, los espero el domingo 16 de julio a las 10 en la Asamblea Ordinaria, para compartir una nueva charla y realizar una recorrida por el club para consensuar ideas y disuctir posibles mejoras.

Con afecto y enorme alegría,
ALBERTO LECCHI.