Gastón Esmerado, entrenador del plantel de fútbol profesional del Club Atlético Temperley, dialogó con la prensa tras igualar ante Lanús, en el marco de la vigésima segunda fecha de la Superliga 2017/2018.

El mandamás del Gasolero analizó el encuentro frente a Lanús y sostuvo: “Es difícil después de que nos hacemos esos dos goles, contra eso no se puede hacer nada. Ahora hay que tener fuerza en estos últimos cinco partidos que quedan y jugar con compromiso” y agregó: “creo que si hubiésemos ganado al menos dos partidos de esta segunda etapa, hoy estaríamos hablando de otra cosa. Debemos seguir trabajando y tratar de que el equipo muestre una imagen digna para cualquier escenario que pueda suceder”.

Al ser consultado por la superioridad numérica dentro del campo de juego y la dificultad para aprovechar la situación, afirmó: “Tuvimos dificultades para interpretarlo. Siempre el hombre de más va a quedar en el mediocampo y no pudimos hacer circulación de la pelota, ni achicar los espacios hacía adelante, así y todo el equipo lo fue a buscar, pero hoy el empate es una derrota por cómo se dio el partido. Si en los momentos claves no cometíamos esos errores seguramente los tres puntos quedaban en casa”.

A pesar de los resultados, Esmerado señaló un aspecto que fue fundamental para el conjunto celeste y expresó: “Lo más destacable del partido fue Ignacio Bogino porque en ningún momento dejó de insistir. No perdió la calma, contagió a sus compañeros y por eso fue la bandera del equipo”.

Finalmente, el DT manifestó su postura respecto al arbitraje de Facundo Tello diciendo: “El árbitro se equivocó para las dos partes. Quizás en la última, por el ruido, interpreta que le pega en la mano, pero creo que nos perjudicó a los dos, nosotros teníamos seis amonestados y después expulsa a dos jugadores de Lanús. No tuvo una buena tarde”.

El Gasolero se entrenará a partir del lunes con la mente puesta en Godoy Cruz en Mendoza.

Informe: Fiorella Costantini | Gonzalo Villalba
PRENSA C.A. TEMPERLEY